Iluminados y cuestionados por UMBERTO ECCO

Imagen de Umberto Ecco con mensaje

También queremos ir de la mano de Umberto Ecco que, es conocido por su gran obra en diversos campos, incluyendo la filosofía, la literatura, la semiótica y la cultura popular. NO TE CREAS UNA PALABRA es el título de un libro de introducción a la semiótica escrito y diseñado por David Crow y cuya edición en español se publicaba en 2008 por PROMOPRESS, y viene a ser una síntesis de la Tesis Doctoral de Umberto Ecco que titula Obra abierta cuya primera edición es de 1962; y “que constituye una aportación significativa, puesto que anticipa importantes desarrollos del arte contemporáneo. En concreto, Eco se interesa por la relación entre el autor de la obra y el espectador.”; escribe en la página el autor del citado libro. U. Eco nace en Piamonte, Italia, en 1932 y no han pasado muchos años desde su fallecimiento; autor de novelas famosas, de numerosos artículos de actualidad en prensa y de publicaciones docentes, así como conferenciante muy demandado. Siempre quiso ser un verso suelto en el mundo intelectual y académico.

La portada del libro que reproducimos en su versión inglesa se pronuncia en el año 1995 en un congreso organizado por los departamentos de filología italiana y francesa de la Columbia University un 25 de abril para conmemorar el aniversario de la insurrección general de la Italia del Norte contra el nacismo y la liberación de Europa; con el título “Eternal Fascism” se publica en junio y se traduce al italiano como “Totalitarismo fuzzy e Ur-Fascismo” y se publica en la Rivista dei Libri de julio-agosto de aquel año. En español y traducido por Helena Lozano Miralles, la editorial Lumen en 1998 lo publica con el título: El fascismo eterno, y junto con otros escritos aparece en el libro titulado “Cinco escritos morales”; la primera edición de bolsillo tiene la fecha del año 2000. Y los otros textos resultan igualmente importantes y serán mencionados en este CODEX que estamos elaborando y que también pretendemos que sea una Obra abierta.

A continuación, se presentan algunas ideas de Umberto Eco que podrían inspirar el diseño y contenido de esta Sociología Política:

  1. La intertextualidad: Umberto Eco fue un gran defensor de la intertextualidad, la idea de que todas las obras de arte están influenciadas y construidas a partir de otras obras. Podríamos utilizar esta idea en el desarrollo de la Sociología Política incorporando referencias a obras de arte, literatura, cine y música que traten temas relacionados con esta disciplina e interpelen a la ciudadania.
  2. La semiótica: Eco fue un destacado semiólogo y su enfoque semiótico ha influido en muchas disciplinas, incluyendo la sociología. Los conceptos semióticos son sumamente valiosos en la construcción de esta Sociología Política para ayudar a transmitir ideas complejas y abstractas a través de símbolos y signos. igualmente serían inspiradores del Codex que pretendemos crear.
  3. La interdisciplinariedad: Ecco también defendió la importancia de la interdisciplinariedad en la investigación y el aprendizaje. al igual que con E. Morin, con él, podríamos incorporar conceptos y teorías de otras disciplinas, como la psicología, la economía y la antropología, para enriquecer todo este proceso.
  4. La teoría de los signos: Ecco también desarrolló una teoría de los signos, que consideraba que los signos tienen múltiples significados y que el significado depende del contexto y de la interpretación del receptor. Estas ideas serán instrumentalizadas en la Sociología Política para crear símbolos que tengan varios niveles de significado y que puedan ser interpretados de diferentes maneras.
  5. La cultura popular: Este pensador y escritor italiano fue un gran estudioso de la cultura popular y su influencia en la sociedad. Elementos de la cultura popular son cruciales para elaborar un buen diseño de la Sociología Política, que la acerque a la ciudadanía y para hacerla más accesible y atractiva para un público más amplio y heterogéneo.

Para animar a la lectura del texto de la conferencia de este autor de referencia que se inicia con algunos datos sobre su biografía escolar, a la par que nos ilustra sobre el significado que supuso la victoria de la II Guerra mundial sobre el fascismo y la realidad de aquellos años noventa del pasado siglo en Italia, Europa y también EE.UU. donde se pronuncia la conferencia; según nos dice su autor en la Introducción a la edición en castellano del libro anteriormente citado; reproducimos unos breves textos.
“,el fascismo no poseía ninguna quinta esencia, y ni tan siquiera una sola esencia. (…) No era una ideología monolítica, sino, más bien, un collage de diferentes ideas políticas y filosóficas, una colmena de contradicciones.”
“El término «fascismo» se adapta a todo porque es posible eliminar de un régimen fascista uno o más aspectos, y siempre podremos reconocerlo como fascista. Quítenle al fascismo el imperialismo y obtendrán a Franco o Salazar; quítenle el colonialismo y obtendrán el fascismo balcánico. Añádanle al fascismo italiano un anticapitalismo radical (que nunca fascinó a Mussolini) y obtendrán a Ezra Pound. Añádanle el culto a la mitología celta y el misticismo del Grial (completamente ajeno al fascismo oficial) y obtendrán uno de los gurus fascistas más respetados, Julius Evola.” Y el autor nos señala catorce características que muchas se contradicen mutuamente y resultan ser típicas de otras formas de fanatismo y totalitarismo, pero que basta con que una de ellas esté presente para “hacer coagular una nebulosa fascista”. La primera es el culto a la tradición y en la que ya no puede haber avance del saber, debe tolerar las contradicciones y resultar sincrética. La segunda implica el rechazo del modernismo, por lo también puede definirse como “irracionalismo”; y de éste depende la tercera que es el culto de la acción por la acción. La cuarta es el desacuerdo es traición. La quinta es el miedo de la diferencia. Y aquí damos un salto para animar y reflexionar con este texto que nos parece básico en este tiempo de amenaza para la democracia representativa; la última de las características que nos dice el autor, es que El Ur-Fascismo habla la «neolengua» y nos advierte que debemos estar preparados para identificar otras formas populares de neolengua como pueden ser los reality-show. Las cursivas y los corchetes son signos textuales del autor. En nuestros días parecen disminuir los miedos de la derecha moderada o centro político con la extrema derecha y sectores de la ciudadanía parecen situarse de nuevo en esta constelación de valores, y por eso es más importante “volver a concienciarse de la estructura de la agitación fascista y de los fundamentos sociopsicológicos de su éxito. Para ello son imprescindibles los trabajos de Adorno y del Instituto de Investigación Social.” Nos dice Volker Weiss en el último párrafo del Epílogo en el libro que publica en 2020 Taurus del Grupo Editorial Penguin Random House, de Theodor W. Adorno titulado: Rasgos del nuevo RADICALISMO DE DERECHA. La extrema derecha y la derecha contemporánea se ha hecho muy experta en la combinación de propaganda y técnica, y el éxito de su aplicación lo vemos en los resultados de las últimas elecciones en Europa. “Tras apenas tres décadas de comunicación digital puede comprobarse que no se ha cumplido la esperanza de un empujón democrático facilitado por la técnica, ya que el marco dominante es el de la industria cultural de lo kitsch y del espectáculo. El mismo problema se plantea para las actividades realizadas contra el crecimiento de los radicalismos de derechas, cuando se aplican los mismos patrones. La única defensa del statu quo fallará como estrategia si no se reconoce que el resurgimiento de la derecha es a su vez resultado precisamente de ese mismo statu quo. Para Adorno esa conexión ya parecía clara hace medio siglo.”. Y en la contraportada del libro de forma destacada se señala: “No deberíamos subestimar estos movimientos por su ínfimo nivel intelectual , ni por su falta de teorización. Sería una enorme falta de visión política pensar por eso que no va a tener éxito». Este libro de Adorno es como un mensaje en una botella lanzado cincuenta años atrás cuya lectura tiene un inestimable valor en nuestro presente.”

En la versión en castellano del libro citado anteriormente: Cinco escritos morales; el primero de los artículos que se incluyen se titula .»Pensar la guerra» y en el primer párrafo nos dice: “Este articulo habla de la Guerra, con G mayúscula, como guerra «caliente» y guerreada por explícito consenso de las naciones, en la forma que adopta en el mundo contemporáneo. Como se lo entrego a la redacción en los días en que las tropas aliadas acaban de entrar en Kuwait City, es probable que –si no hay golpes de efecto- este artículo se lea cuando todos consideren que la guerra del Golfo ha logrado un resultado satisfactorio, porque sería conforme a los fines por los cuales se empezó esta guerra. En este caso, hablar de la imposibilidad y de la inutilidad de la guerra resultaría una contradicción, porque nadie estaría dispuesto ya a considerar inútil o imposible una empresa que ha permitido alcanzar los resultados previstos. Con todo, las reflexiones que siguen deben valer vayan como vayan las cosas. Es más, deben valer con mayor razón en el caso en que la guerra permita conseguir resultados «fructíferos», precisamente porque esto podría convencer a todos de que la guerra es aún, en ciertos casos, una posibilidad razonable. Mientras que es un deber negarlo.” También animo al amable lector de esta página virtual a una lectura reflexiva de este artículo en estos tiempos en los que la Guerra parece que ha ganado prestigio y las democracias representativas resultan ser cada día menos representativas de los ciudadanos que dicen representar. Citando de memoria el autor nos dice que cuanto más corta resulte la guerra, más larga será la posguerra, ya que entramos en una fase “política guerreada” y entendamos que se refiere a la primera guerra del Golfo que parece no contar ni haber existido; se publicó en La Rivista dei Libri, núm. 1, abril de 1991. Y aquí dejamos sin desvelar sus argumentos y su propuesta concreta, para animar a su lectura.
“La guerra es el mayor y más brutal motor de cambio. La carrera armamentista se ha disparado. Un nuevo eje antioccidental toma fuerza entre Moscú, Teherán y Pyongyang, con Pekín que tan pronto se acerca como se aleja. La OTAN cuenta ya con nuevos socios, Finlandia y Suecia. La guerra llama a la guerra; sobre todo, cuando ya no hay una superpotencia hegemónica que lo impida. Si Rusia puede contra Ucrania, también China contra Taiwán, Azerbaiyán contra Armenia, e Israel contra Gaza.” Publica Lluís Bassets en el suplemento ideas del periódico EL PAIS el domingo 18 de febrero de 2024.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *